¿Y TU TIENES ESPERANZA?

Por María García de Fleury

 

La palabra esperanza en el vocabulario ordinario se diferencia generalmente de certeza. Diríamos: “No sé qué es lo que va pasar, pero espero que pase.”La esperanza cristianaes la seguridad de que algo bueno va a ser pasajero porque el mal es pasajero pues Dios es un Dios fiel  así lo ha prometido.La esperanza es el lugar donde nace el amor.

En idioma religioso, la esperanza es una de la tres virtudes teologales que lleva a la persona a aspirar lograr la felicidad de la vida eterna en el cielo. Para ello, pone su confianza en las promesas de Cristo de que Dios le dará las gracias necesarias para sobrepasar las dificultades. En 1 Pedro 1:13 se dice: “pon tu esperanza en la gracia que se te dará en la revelación de Jesucristo”.  Esperanza no es un pensamiento de deseo, es una certeza.

La esperanza es una parte de la fe. La fe y la esperanza, son realidades que coinciden: la esperanza es fe en tiempo futuro. Así que la mayor parte de la fe es esperanza. La biblia dice: “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Rom. 10:17). Esto implica que tanto la esperanza, como la fe, se fortalecen por la palabra de Dios.

Cuando hablamos a los cristianosde esperanza y los animamos a  ayudar y trabajar por otras personas, los estamos invitando a vivir de esperanza.  Cuando dejamos que sea Dios quien cuide de nosotros y le decimos  “Señor, simplemente quiero estar presente para ayudar a otras personas, porque tú vas a estar ahí para mí.” Estamos siendo personas de esperanza.

Si nosotros no tenemos la esperanza de que Dios está presente con nosotros, entonces estaremos ocupados en protegernos y exaltarnos a nosotros mismos. Pero si permitimos que Dios cuide nuestro futuro más cercano o más lejano, estaremos libres para amar a otros. Entonces la gloria de Dios brillará aún más, porque es así como Él se hace más visible.

Sin embargo, son pocos los ejemplos de éxito, de solidaridad, de honradez, de trabajo, de superación, de familias armónicas, de jóvenes honestos, de políticos rectos, de servidores de la comunidad que tenemos en la actualidad.  Abunda la tristeza, la frustración,  la amargura en el corazón, la decepción por nuestra realidad. Son muchas las personas cuyos ojos, mente y corazón viven para denunciar lo que consideran que está mal. Nunca sale de su boca una palabra alentadora, un agradecimiento, una valoración del bien que alguien ha hecho. Pareciera que todo está mal, que no hay esperanza de lograr algo mejor. Pero hay tantas cosas buenas entre nosotros, que no se conocen, no se difunden; no son noticia!

A veces estamos estamos tan preocupados viviendo nuestra monótona, pero ajetreada y estresada vida, que no nos damos cuenta de las cosas que son realmente importantes.

Aprendamos a dedicar tiempo a lo esencial. Creo que no existe mejor sensación en el mundo que recibir el abrazo de un ser querido, acompañarle en el dolor y experimentar en la brisa o en el amanecer, la presencia amorosa y eterna de Dios.

El Papa Benedicto XVI decía en su encíclica sobre la esperanza: “No es la ciencia la que redime al hombre. El hombre es redimido por el amor”. “No es el progreso quien da la solución a los interrogantes del hombre, es Dios”. “Es verdad que quien no conoce a Dios, aunque tenga múltiples esperanzas y proyectos, en el fondo está sin esperanza, sin la gran esperanza que sostiene toda la vida (Sir 33,14). La verdadera, la gran esperanza del hombre que se resiste a pesar de todas las desilusiones, sólo puede ser Dios, el Dios que nos ha amado y que nos sigue amando «hasta el extremo», «hasta el total cumplimiento”» (cf. Jn 13,1; 19,30). (Spe Salvi Nº 27). ¡Qué fácil es caer en el vacío, qué fácil es no encontrarle sentido a la vida!

Cuando se medita sobre la incertidumbre y la vanidad de la vida, en el libro de los Salmos encontramos que el salmista se dirige a Dios como la base sólida de su esperanza (Sal. 39:7; cf 71:5; 146:5) y centra su expectativa de salvación en Dios (Sal. 119:116). La venida de Jesús al mundo le dio nuevo contenido y forma a la esperanza.  El cristiano se salva en la “esperanza” (Ro. 8:24), esperanza que recibimos por gracia (2 Ts. 2:16).  Fuera de Cristo no hay esperanza (Ef. 2:12,13), pero Cristo es para el creyente “la esperanza de gloria” (Col. 1:27).  La justificación por la fe produce paz y gozo “en la esperanza de la gloria de Dios” (Ro. 5:1,2).  Mediante el Espíritu el cristiano espera “por fe la esperanza de la justicia” (Gá. 5:5).  La 2ª venida de Cristo es para él la bienaventurada esperanza (Tit. 2:13).  Se dice que la esperanza es una “segura y firme ancla del alma” (He. 6:17-19).

¿Qué hacer para estimular la esperanza?:

Dediquemos el tiempo necesario para QUERER, AMAR, SONREIR, SER FELIZ, Dediquemos tiempo a mirar al cielo y decirle a Dios ¡GRACIAS! Tiempo para mirar a nuestro ser querido a los ojos y decirle “te quiero”. Algo tan sencillo como eso es capaz de convertir un día gris en uno de los mejores días.  Mira hacia el futuro con esperanza y confianza porque la vida son los momentos, las oportunidades…esos pasan y no se vuelven a repetir.  Ten la certeza de un mundo futuro mejor.

Sólo en Dios hay esperanza, una esperanza segura, gracias a la cual podemos afrontar nuestro presente, aunque sea fatigoso, porque para quien tiene futuro se hace más llevadero el presente.

Que el Espíritu Santo haga que abundemos en la esperanza, que derrochemos esperanza con todos aquellos que están necesitados porque el Espíritu Santo es Dios y con Dios siempre ganamos!

 

maria fleury
María García de Fleury – Licenciada en Educación con especialización en Historia y Pedagogía Religiosa

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Genoveva Flores

Asesora Empresarial

Crónicas del Tánatos

Crímenes y sucesos del siglo XX.

kerigma901.wordpress.com/

Edición N° 52 - 2018

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: